Que ruede España

14 05 2010

Al principio fue el balón, dicen. Por delante, incluso, de estúpidas disputas territoriales o políticas, esas que afean el deporte y le otorgan otro tinte, el dramático, que poco o nada tiene que ver con los valores olímpicos que los griegos quisieron transmitir con sus primeros escarceos competitivos.

El fútbol, el balompié, el soccer, es quien gobierna, sin discusión, un maremágnum de disciplinas donde unas, más que otras, reclaman una presencia que por supuesto merecen dentro de la fotografía. Sin embargo, el cabezón del deporte rey, que sostiene en su balanza envidias y composturas, centra la atención de la instantánea. Da igual lo que se gane, y cómo se gane. Lo importante hoy es que el fútbol da dinero. Y esto, en época de crisis, ya es razón suficiente –a pesar de hoolingans y demás fauna colateral- para que sea seguido fervientemente.

Mueve masas, dicen. Y con masa, se refieren a personas que sienten y creen. Que se identifican con un color, un cántico, una bandera y, en el más erudito de los casos, una historia. Era cuestión de tiempo que el fútbol, siempre politizado (los obreros ingleses en paro le dieron el espaldarazo definitivo en plana Revolución Industrial), terminara cargando con las muescas de una batalla que, tristemente, trasciende las líneas del deporte.

España estaba infectada y llegó él. En 2003, Joan Laporta ganó las elecciones a la presidencia del FC Barcelona. Siete años después, se marcha con el pecho henchido, y proclama: “el mejor Barça de la historia, ha sido también el más catalanista”. Estábamos cansados de presidentes personalistas. De estos que se atribuyen méritos y llenan el bolsillo al tiempo que la panza. Pero llegó él, y con él, el brazo absurdo y prescindible del catalanismo rancio. El que ni vive ni deja vivir.

Debía limitarse a dirigir a un club. “Mes que un club”, era el lema. Y con razón. No era un club, era una ideología. Una aproximación burda al federalismo. Por debajo, había un equipo de fútbol exitoso, que hizo historia en 2009 ganando hasta la rifa de la feria de Benicarló. Por suerte para los que seguimos viendo este deporte con los ojos del aficionado, Laporta abandona su sillón. Ya le esperan en los comicios políticos separatistas.

De momento, hay varios candidatos a ocupar su silla. Que no deberían olvidar que lo que debe rodar no es España, sino el balón. Eso que fue al principio.





La caverna returns

21 03 2010

Qué poco le dura a Cataluña la calma y el buen hacer. Los titulares y columnas de opinión de sus periódicos deportivos, SPORT y MUNDO DEPORTIVO, son el fiel reflejo de la bilis que excretan aquellos que no soportan que el mejor Barça de la historia vaya por detrás de un Madrid tirando a normalito que, a lo tonto, ya es el único equipo de la historia de la Liga que ha marcado 3 o más goles en ocho partidos consecutivos en la misma temporada.

SPORT polémica

Las lágrimas pasan al papel

Que el máximo objetivo del catalanismo sea levantar la Champions en el Bernabéu también es una prueba evidente del daño que ha hecho que el Madrid sea el mejor equipo de la historia. El equipo de uniforme blanco, limpio, inmaculado, que ellos llaman mesetario y españolista, es el modelo a seguir y el equipo a batir, aquí y en la China Popular, que diría aquel. Por eso, cuando el Madrid gana, sólo hay dos opciones posibles a titular:

a) Que haya sido contra un rival de escasa entidad que no haya ofrecido resistencia alguna.

b) Que el árbitro les haya ayudado.

Tras el 3-1 al Sporting, tras un partido muy infame del Madrid, tenían que llegar los titulares fáciles y conspiratorios que semanas atrás eran pecado en periódicos como AS y MARCA. Por aquel entonces, en plena efervescencia del Villarato, los periódicos catalanes (y catalanistas, que es peor), repetían una y otra vez: “Los árbitros unas veces dan y otras quitan”. Hablaban, claro, de las rojas perdonadas, penaltis en contra no pitados, el no-penalti a Xavi contra el Espanyol, el robo del año pasado contra el Chelsea en semifinales de la Champions, y demás.

Hoy, tras las supuestas manos de Van der Vaart en el 1-1, también lloran. Que si ayuditas, que si el árbitro le echa una mano al Madrid (facilísimo), etc. Y el único que tenía derecho a quejarse de verdad, Manolo Preciado (entrenador del Sporting), dijo: “No sé si hay mano pero me da igual porque a veces es al revés”. Pero el dolor de verse por debajo es enorme, sobre todo para un equipo que no sabe perder y que se ha malacostumbrado a que todo el mundo le baile el agua.

Dicho lo cual, advertimos: de seguir este tira y afloja con los titulares y las informaciones manipuladas, con los dardos envenenados entre capital y tierra hostil catalana, miedo nos da que el Barcelona llegue finalmente a la final del Bernabéu. Se puede liar muy gorda, si seguimos calentando al personal con la guerra fría del fútbol. Un deporte que mueve pasiones, y muchas de ellas, demasiado bajas.





Laporta borracho

2 12 2009

Sabíamos que el “presidente” del Barça era un tipo peculiar. Un político algo bocazas, deslenguado, impertinente y envidioso. Una “persona” capaz de quedarse en calzoncillos en un aeropuerto, capaz de reírle las gracias a sus jugadores que se lanzaron a insultar al Madrid. Un tío que, cuando marca su equipo, sonríe en el palco con la suficiencia del que se cree partícipe de un éxito colectivo que no le corresponde en absoluto. Lo que no sabíamos, aunque podíamos intuir, era que se trata de un borrachuzo impresentable que está quemando lo mejor que puede sus últimos meses como presidente del mejor Barça de la historia.

Renovando a sus cracks a precio de oro para dejar atado de pies y manos al presidente que entre (que esperemos no sea, por favor, su aliado Sala i Martín) y torpedeando siempre que puede todo lo que tiene que ver con Madrid, con la capital y el centralismo del que no oíamos hablar desde los años dorados de Franco (si es que los hubo). Obsesionado con la política independentista y con dejar en ridículo la imagen institucional del club una y otra vez, anoche, gracias a los amigos de Intereconomía, que dieron una lección de ética periodística y acierto informativo, también vimos lo bien que se lo pasa en las fiestas que se monta rodeado de chicas jóvenes, brindando con champán francés (¡y no con cava catalán, Joan!).

En fin, qué pena, qué lastima. Qué bochorno. Menos mal que cada segundo que pasa resta un segundo menos para su marcha, que es el único consuelo al que podemos agarrarnos.

¡Vamos machote!

¡Piensa en tu país, Juan!

¿Y el cava, Juan?





Las 5 opciones del Barça

14 10 2009

Por Javi García.

Cuando hablo de 5 opciones, no me refiero a los 5 títulos ganados por el Barça que tan mal ha digerido la prensa madrileña, hablo de las 5 opciones para tomar el relevo de un mermado Henry.

Henry es uno de los principales artífices de la ‘penta-tranquilidad’. Con más de 20 goles el año pasado y un puñado de asistencias, merece todos los respetos del mundo futbolístico. A día de hoy, pese a su abrumadora calidad y sacrificio, debe asumir el rol de jugador ‘número 12’. El físico ya no acompaña lo suficiente, él mismo sabe que debe dosificar sus minutos. No será un ‘caso Raúl’, Henry aportará todo lo que pueda, pero sin causar revuelos.

Culé de corazón

Culé de corazón

Las negociaciones están en marcha desde el pasado año. Pep y Txiki trabajan para que la plantilla consiga ese jugador ‘perfil 11’ que apuntille esta grandiosa plantilla.

1 – Ribéry

Después del chorreo europeo que el Barça propinó a los de Munich, todo el mundo daba por hecho que el francés llegaría en verano. Pasaron los meses, volvió Florentino con Zidane a su lado. Las dudas llegaron para el galo. También para el Bayern que pensaban hacer caja. Al final, declarado intransferible.

Era la opción número 1 de Pep. ‘O Ribéry o Ribéry’, no había más opciones en la cabeza de Pep. A día de hoy se ve muy difícil la operación. Aún quedan esperanzas, Laporta tiene muy buen trato con el Bayern después de la venta de Van Bommel. Si lo declaran transferible, el Barça estará ahí. El problema será el precio.

¿Cuánto dinero vale?

¿Cuánto dinero vale?

2 – Mata

Canterano del Real Madrid. La mayor joya del Valencia. Su relación calidad-juventud hace que su precio se ponga por las nubes cada vez que llega un grande preguntando. Se ofrecieron 18, después 20. Nada, todo negativas. Llorente es un hueso duro de roer y no va a hacer concesiones en un Valencia que necesita liquidez cada año.

Encaja perfecto en el lugar de Henry. Un delantero tirado a banda, buen toque de balón y muy vertical. Un puñal, disparo potente. Muy apto para jugar entre líneas, para el regate no tanto. Cuenta con el plus de su pasado madridista. También haría piña con sus compañeros de selección. El mayor problema sería negociar con el Valencia.

¡Sacádme del Valencia!

¡Sacádme del Valencia!

3 – Arshavin

Estuvo a un paso de llegar el pasado invierno. Los rusos pedían demasiado por un Arshavin que ‘mataba’ por ser blaugrana. Su sueño desde pequeño. El barça ofreció 20, el Zenit pedía 25. Al final acabó en el Arsenal por 15. Mal negocio para el Zenit.

Personalmente, es el jugador que más encajaría en ese perfil de banda izquierda. Diestro, con regate, vertical, disparo potente, técnico. Tiene el plus de su atrevimiento. Se crece en los momentos difíciles. Por sacarle una pega, tiene 28 años. Le quedan 4 años al máximo nivel. Su precio rondaría los 15 millones si el fuerza una salida de un Arsenal que no le motiva en exceso.

¡Quiero ir al Barça!

¡Quiero ir al Barça!

4 – Robinho

El hombre de moda. Parece ser que su fichaje está hecho. Cesión con opción de compra. 6 millones netos por temporada, esta primera se pagaría sólo la mitad. Este año apenas ha participado en un Manchester City que parece que juega mejor sin él. Los temores de Florentino ante la pésima gestión de Calderón, probablemente, se harán realidad.

Gusta mucho, tanto a Guardiola como a Txiki. ‘El rey de las bicicletas’ ha madurado. Ofrece regate, mucho regate, también gol y diagonales. Típico brasileño, técnicamente un super clase. Llegaría con las ganas de demostrar todo lo que no pudo en el Madrid. Caso Eto’o. Un gol suyo en el Santiago Bernabéu, causaría casi los mismos orgasmos que el 2-6. Las dudas entran en su perfil personal. Demasiado fiestero, aunque a día de hoy presume de novia formal. El precio rondaría los 40 millones, el Barça ha empezado con 35.

¡Pep abrázame!

¡Pep abrázame!

5 – Luis Suárez

Última opción. El menos famoso en España, menos mediático en el mundo de entre los 5 candidatos. Eso bajaría su precio hasta unos 25 millones de euros. Estamos hablando de la última perla del Ajax. Uruguayo, 22 años. El más goleador de todos los nombrados. Este año lleva 12 goles en 9 partidos. En 73 partidos en el Ajax ha metido 51 goles.

Ha jugado por el centro y por las dos bandas. Se desenvuelve bien en cualquier lugar del campo. La adaptación sería más difícil, es una apuesta arriesgada. Si sale bien, tienes un potencial balón de oro. Muy vertical, tiene la portería siempre entre ceja y ceja. Mucho carácter, un clásico en los uruguayos. Técnicamente es muy bueno, debería mejorar en los desmarques para encajar totalmente.

¡Uruguayo!

¡Uruguayo!

La cantera

La opción alternativa del Barça se encuentra en la masía. Pedro ya es un realidad, parte del primer equipo. Se ha ganado un hueco en el mejor equipo del mundo, ahora su siguiente reto es ‘la roja’. Si Pedro ha llegado a este nivel es por la gran confianza en la cantera.

Aparte de Pedro, dos nombres hay para tapar ese hueco de Henry. Jeffren, vertical, buen jugador entre líneas. Le falta carácter, necesita una cesión y curtirse en primera. Tiene mucha calidad, necesita un buen seguimiento.

El otro caso es el esperanzador Gai Assulin. Ya ha debutado con la selección de Israel. Tan solo 18 años. La perla de la delantera del Barça Atlètic. Necesita tiempo y mejorar el físico. Muy parecido a Messi en cualidades. Regate, buen golpeo de balón y gran visión de juego. El año que viene debe empezar a tener minutos en primera. Hay que cuidarle.

El clon de Messi

El clon de Messi

Veremos que pasa en este mercado invernal. Lo único que está claro es que si no es en invierno, el relevo de Henry llegará en Verano. Esperemos que nos dé tantas alegrías como nos ha dado el francés.