Cambio en el Madrid: se va Manolo, entra José

26 05 2010

“LA ESTABILIDAD PARA EL MADRID ES GANAR Y SER LÍDERES EN EUROPA Y EN EL MUNDO, NO MANTENER AL ENTRENADOR”

Con estas palabras ha justificado Florentino Pérez el despido de Manuel Pellegrini como entrenador del Real Madrid. En una rueda de prensa oficial del presidente blanco convocada hoy, han quedado resueltos los dos secretos más voceados que se recuerdan dentro del club blanco en los últimos años. Uno, que Pellegrini firmará el finiquito y su aventura como entrenador en el Bernabéu ha quedado reducida a una temporada. El otro, como no podía ser de otra manera, que Mourinho será el próximo entrenador del Real Madrid, aunque esto todavía no es oficial. El técnico portugués se ha marchado de vacaciones adelantando que trabajará la próxima temporada en España, pero todavía quedan por resolver los flecos de su marcha del Inter de Milán.

Florentino, que pagará cuatro millones a Pellegrini por el año de contrato que le quedaba con el Madrid, se ha gastado en el chileno un total de doce kilos: cuatro por traerlo, cuatro por mantenerlo un año, y estos cuatro por echarle. Por hacer una comparación rápida y sencilla, el mismo dinero que le costó Higuaín a Ramón Calderón. La llegada de Mourinho, por su parte, todavía no entiende cifras a pesar de lo que muchos medios están obsesionados por adelantar, pero Moratti, presidente nerazzuro, no va a facilitar su salida a pesar del acuerdo verbal al que llegó con el portugués. Según éste, Mourinho podría pedir irse gratis del Inter en caso de ganar la Champions, como así ha sucedido.

Así que nada. Se va el hombre (demasiado) tranquilo y entra en su lugar el nervio, la estrategia y el desafío. Veremos por dónde le sale la jugada a Florentino, millones aparte.

Anuncios




Mourinho se quita la careta: irá al Madrid

23 05 2010

Tras la final de la Champions, ganada una vez más de forma impecable por su Inter de Milán, José Mourinho declaró en dos medios diferentes que su trabajo en Italia “había concluido”, que ya “no podía ganar más” allí y que el único equipo que había hablado con él había sido “el Madrid”. Las mejores perlas las dejó en italiano, ante los periodistas de Sky Sports, justo después del pitido final. Inter triplete

‘Mou’, además, ya fue sentando las bases de lo que quiere encontrarse en el club blanco: “Voy detrás de nuevos estímulos (…) y el Real es un equipo que está en sintonía con mi afán de asumir retos”. De poco le sirvió al técnico de Setúbal que Javier Zanetti le diera el abrazo del oso, haciéndole saltar las lágrimas con sus enconadas peticiones para que se quedara. El lunes es el día para confirmar la salida de Pellegrini y la llegada de un entrenador que, le duela a quien le duela, ha conseguido hasta el momento lo mismo que el Barcelona la temporada pasada por estas fechas: Liga, Copa y Champions. Triplete.

Pero llega el momento de firmar a Mourinho y la gente se para y reflexiona. ¿Es de verdad el técnico idóneo para el Madrid? ¿Tan urgente es la consecución de títulos? Es un hombre de pocas (o nulas) rotaciones, de ideas fijas. No tiene plan B, porque su plan A le basta y le sobra. Cuenta lo justo con los jóvenes, con la cantera. Si el conjunto blanco quiere resultados a corto plazo, desde luego, ‘Mou’ es su hombre.

Pero a cualquiera le entran sudores fríos imaginándose a todo un Real Madrid defendiendo con ocho jugadores y confiando en la cabalgada de un delantero perdido arriba, que es como el Inter ha planteado los partidos más importantes de la temporada. Está hecho, llegará al banquillo blanco. Pero no sólo va a cambiar el trabajo dentro del equipo, sino toda la filosofía del club, con todo lo que ello implica. Toca plantearse si ha llegado el momento de variar el discurso, y dejar la “excelencia” blanca en manos del nuevo Maquiavelo.