Chavales, que esto no es el FIFA

25 05 2010

El Arsenal ha tasado a Cesc en casi 80 millones de euros, y Llorente, presidente del Valencia, ha advertido que “si van a ofrecer 30 millones por Silva, que ni llamen”. Buena forma de detener el exagerado flujo de fichajes importantes antes del Mundial.

Lo de Villa por el Barcelona había sido demasiado fácil. Estaba hablado, apalabrado y cerrado desde hacía tiempo. Fichajes así no se acometen de un día para otro, evitando además las filtraciones de la prensa. Por eso, cuando salió el Madrid queriendo cerrar a Silva y el Barça volvió a la carga para llevarse a Cesc, sus equipos se han plantado.

El fichaje de Cesc por el Barcelona es una historia de amor condenada a un final feliz, quiera o no Wenger. El jugador ha declarado públicamente que quiere fichar por el Barça, ha hablado con su entrenador y ahora es el club quien tiene que ponerle precio. Pero los gunners, lógicamente, no van a dejar salir por cuatro duros a su capitán. La oferta de 35 millones que ha presentado el Barça queda ridículamente lejos de los casi 80 que pide el conjunto londinense.

Lo de Silva es lo de siempre. El Valencia se resiste a vender al Madrid. Lo hizo con Mendieta, con Ayala y, la temporada pasada, con el propio David Villa. Manuel Llorente, que vendió a Villa al Barça sin problemas y sin un sólo “pero”, pretende ahora desangrar al Madrid. Insinúa que el precio de Silva será superior al del asturiano, porque “es más joven”. Una posición comprensible, pero incoherente.

Sea como fuera, hay que quitarse la venda. Jugadores como Cesc y Silva, jóvenes e internacionales por España, no iban a salir de sus clubes tan fácilmente. En los videojuegos funciona así, en la vida real, de momento, no.





El silencio del Bernabéu

10 05 2010

Nada fue distinto el sábado por la noche en el Bernabéu. Bueno, la cosa se agravó ligeramente. En el descanso del choque de los blancos ante el Athletic de Bilbao, el marcador reflejaba 1-1 ante unos leones que llevaban 25 minutos con un jugador menos. Tampoco las noticias que llegaban desde Sevilla eran buenas. El Barça ganaba 0-2. La Liga se escapaba. Con los dos equipos en vestuarios, los azulgranas eran campeones. ¿Y cuál fue la reacción en la grada? Silencio. Es más, hubo gente que se marchó, dando por perdida la lucha. Cayendo en la guerra, da igual ganar esta batalla, pensarían.

En instantes de reveses y pesimismo una consecuencia lógica puede ser el abatimiento y la desconexión pero…¿de todo un campo? ¿Siempre igual? ¿No brota en el interior de ningún aficionado el espíritu de levantamiento? Ese silencio en las gradas, cuando vienen mal dadas, es tónica habitual en el Bernabéu. La profesión va por dentro, eso estoy seguro, porque cualquier gol rival molestará tanto al aficionado blanco (real) como a cualquier otro.

Pero…nunca, así, de la nada, se ha creado energía positiva en forma de vitores. Alguien externo siempre ha tenido que despertales del letargo, zarandearles en la pasividad. Unas veces ha sido desde el propio club –Juntos podemos, por ejemplo-, otras desde la prensa -la Cofradía del Clavo Ardiendo o “La conjura de los 98 puntos”- o gracias al propio equipo, que se ha levantado moribundo para que el aliento de la grada le dé, ahora sí, algo de oxígeno. El motu proprio no funciona en la hinchada de Chamartín, que se sube al carro cuando ya está en movimiento.

Los que no estéis de acuerdo con esta tesis argumentaréis que los espectadores de Chamartín han tenido mucho que ver en algunas reacciones de los blancos. Y no os quitaré la razón, pero sí apuntaré a que siempre ese levantamiento ha necesitado un estímulo. Para que ese aliento llegara a los jugadores, alguien tenía que hacerles reaccionar, y casi siempre han de ser ellos mismos, ya que el “jugador número 12” tarda en aparecer en esos momentos. Unos futbolistas muy proclives, por cierto, a empezar los partidos sesteando y con la necesidad de una activación de pulsaciones. Una reacción en forma de gol más generada por el empuje, el carácter y la camiseta que por otra cosa.

En alguna ocasión he escuchado que las aficiones son de dos clases: las que hacen despertar a los equipos y las que necesitan un entorno favorable para enchufarse en los partidos. Sin hablar de mejores y peores, sí me parecen más admirables las del primer grupo. Eso sí, la tendencia general, al menos en España, es la de ser más crítico y menos paciente. Hay migración masiva del primer bando al segundo. El aficionado del Madrid lleva tiempo, sin embargo, instalado en el mismo. Como diría el anuncio, FUJITSU.





“A segunda, oé” o “cómo cargarte el señorío del Atleti”

6 05 2010

Tal y como estaba el patio en las últimas semanas, con la euforia subida a la garganta y el pecho inflado a 200 metros de Cibeles, no cabía esperar que la afición del Atlético de Madrid desbarrara y tropezara en una piedra de gomaespuma tan visible en mitad del camino. Un camino que separa a los equipos “grandes” de los “eventualmente buenos”.

En el partido que enfrentó a los rojiblancos con el Valladolid, parte de la grada local cantó el ya clásico (y no menos triste y bajuno) “A Segunda, oé” a un equipo que, efectivamente, se hunde en los últimos puestos de la tabla a falta de sólo dos jornadas para terminar el campeonato. Si ya de por sí regodearse en el posible descenso de un rival es rastrero, ayuda en relevancia que la misma afición que cantaba fue la que hace diez años lloraba amargamente por caer en la miseria del infierno siendo, en teoría, un equipo grande.

Nos cuesta creer que al Atlético, que hizo el ridículo en Liga y Champions en los cuatro primeros meses de temporada, haya caído en el peligroso pozo de la autocomplacencia por haber llegado a dos finales esta temporada. La primera, ganada con todos los honores ante Liverpool, Valencia, Sporting de Lisboa y Galatasaray: la segunda, la de Copa, conseguida tras sufrir de lo lindo ante rivales de Segunda y Segunda B. Finales que por cierto, aún hay que ganar.

No se puede explicar de otra manera que un equipo cuyo máximo logro en estos 10 últimos años haya sido fichar a Agüero y Forlán, ganar un par de veces al Barça y jugar la Champions, se divierta recordando al Valladolid la nefasta dirección que lleva. Una afición “sufridora” como la del Atlético, que lleva 14 años sin levantar un título, no puede caer tan bajo. No si al menos es verdad aquello que dicen de que “son el tercer equipo de España”.





A propósito de Merrit y del DHEA

23 04 2010

Tristemente cómico. Una expresión aplicable a ciertas situaciones que a todos nos ha tocado vivir y por supuesto que también tiene su extensión en el deporte. Cualquier fallo de un jugador a puerta vacía (un saludo al Loco Abreu), por ejemplo, un gol en la portería del Atleti tras un esperpéntico fallo defensivo o que Carlos Sainz no gane un Mundial porque su coche sufra una avería a 500 metros es tristemente cómico para un aficionado imparcial. Milagro, tragedia, suerte o vudú, según los casos, para los implicados. Puedes sonreir, maldecir, desdramatizar el deporte hasta un punto extremo o pasar a ser tu motivo principal de cabreo en ese momento. It depends.

Lo de LaShawn Merrit también es un caso tristemente cómico. Triste: que de uno de los atletas estadounidenses más destacados, y por ende del mundo, se descubra que ha dado positivo en tres controles a finales de 2009 y principios de 2010. Cómico: que la sustancia que puede arruinar su carrera y costarle dos años de sanción no afecta, en principio, ni para bien ni para mal en su rendimiento deportivo. Como ya sabéis, y esto es lo que está alimentando la risa de los imparciales y espectadores en general, el positivo se produce por una prohormona, cuyo nombre es DHEA,  que interviene en la producción de hormonas sexuales y que en último término sirve para alargar el miembro viril.

Por supuesto los comentarios jocosos e ingeniosos por redes sociales y demases vehículos de expresión no han tardado en sucederse. Pero más allá de gracietas, la suspensión temporal de Merrit supone un gran revés para el atletismo internacional. A sus 23 años, ya ha sido campeón olímpico de 400 metros lisos (Pekin´08) y mundial (Berlín ´09), junto a las medallas de oro en estos dos campeonatos en la modalidad de relevos. Él y su compatriota y compañero de generación Jeremy Wariner, oro en Atenas ´04 y que tiene en su haber, con 43,45, la tercera mejor marca mundial de la historia en esta distancia, eran las principales amenazas del estratosférico récord de Michael Johson, conseguido en los Mundiales de Sevilla ´99 y fijado en 43,18. De ambos se especuló en el principio de sus carreras que podrían acercarse a este registro. El clásico humo de predicciones alimentado con la bonita leyenda de un blanco ganando pruebas de velocistas (en el caso de Wariner). Johnson es grande entre los grandes, y solo en la escena de velocistas pueden comparársele Lewis y Bolt. Merrit, pese a todo, tiene como plusmarca personal 43,75, quinta mejor de la historia, solo por debajo de tiempos del propio Johnson y de Wariner.

Pérdida importante, por tanto, y que sirve para reabrir el viejo debate de si se debe sancionar (moral y mediáticamente incluso como ocurre de soslayo) a los deportistas por el hecho de consumir drogas o sólo debe castigarse a los que lo hacen para mejorar su rendimiento deportivo.

Mientras tanto, os dejamos la mejor carrera de Merrit hasta la fecha, comparada con la espectacular carrera de Johnson en La Cartuja.





Zas, en toda la boca

2 04 2010

Después de la exhibición de fútbol que regaló el Barcelona en los primeros 45 minutos del partido de Champions ante el Arsenal (que sin embargo no le ayudó a ganar), dos jugadores del Madrid aseguraron no haber seguido el partido. El primero fue Raúl Albiol, quien evitó la pregunta con sencillez. El segundo fue Marcelo, quien, algo menos inteligente, entró al trapo de la pregunta del periodista: “¿No te interesa el Barça?“. Y don lesacolalenguaaCataDíazymejuegolavida, responde: “No, no me interesa”.

AUDIO: Marcelo “No me interesa el Barça”

En tierras catalanas, donde son muy dados a sentirse ofendidos y ninguneados (algo que sin duda debe ser algún tipo de complejo histórico), no han dudado en reírse de las palabras de Marcelo y en babear por otro 2-6, como el de la anterior temporada. El que se ha dado por aludido ha sido Pep Guardiola, el genio de la falsa modestia, quien más desquiciado que nunca, ha declarado que el partido contra el Madrid es “el menos importante de los que quedan en la Liga”. El clásico “Zas! en toda la boca” con dedicatoria para Marcelo, pero que ningún seguidor blaugrana se cree ni jarto vino.





Nuestro Valladolid se autodestruye

31 03 2010

Allá por el mes de Julio de 2009, el proyecto loco de Proevolution FM comenzó a andar. Desde casi ese instante  también arrancó el proyecto del Valladolid, equipo al que elegimos como bandera, por encima de los colores de cada miembro del programa. Las razones las marcaban tanto su apuesta deportiva como todas las anécdotas que surgían alrededor de la misma.

El conjunto, entrenador entonces por Mendilibar, empezaba la temporada con ¡15 altas! y 11 bajas respecto a la temporada anterior. La posibilidad de ver jugar por la banda izquierda al dúo Marcos-Marquitos, un jugador que compartía nombre con el astro brasileño ahora anunciante de productos anti-impotencia, la historia personal de un crack como Nivaldo o un futbolista que se atrevía a predecir (sin ser Ronaldo) que marcaría entre 30 y 40 goles esta temporada nos parecieron unos atributos tan terriblemente seductores que no pudimos evitar volcarnos con los pucelanos. El trato que nos ha dispensado además, como medio pequeño que somos (aún), su jefe de prensa ha sido excelente y siempre nos ha facilitado el trabajo, permitiéndonos entrevistar a Alberto Bueno y a Nivaldo, además de las felicitaciones navideñas que conseguimos de este último y de Manucho. Así que, nuestro agradecimiento por delante.

Sin embargo su rumbo en Liga nunca ha sido el deseado y desde hace ya unas cuantas jornadas vive instalado en los puestos de descenso, ocupando actualmente la penúltima posición de la tabla, a 5 puntos de la salvación. Onésimo, a quién entrevistamos también el pasado 22 de marzo y que podéis escuchar lo que nos dijo aquí, está cosechando peores números que los de su predecesor en el cargo y los incendios en el vestuario, de un tiempo a esta parte, se están haciendo inmensos.

¿Por qué chicos, por qué? (Foto:www.futbolplus.com)
¿Pero…por qué no corréis chicos?

A las declaraciones de su capitán Marcos en los días previos al enfrentamiento de los pucelanos ante el Real Madrid (ya sabéis, lo de que él no quería amigos sino compañeros que se dejaran la piel, etc) hay que unir el nuevo escándalo -Raphael dixit- que se ha conocido hoy: Pelé ha sido apartado del equipo por repetidos actos de indisciplina, comentándose incluso que el jugador llegó a fumar en el vestuario de San Mamés, aspecto concreto que su presidente Carlos Suárez niega en esta entrevista. Algo anecdótico, sí, pero grave y significativo que aireado en un momento como éste se convierte en la gota que colma el vaso.

El resto del líquido acuoso lo completa también la información que sitúa a varios jugadores del Valladolid en Salamanca de parranda nocturna el día antes de enfrentarse al Espanyol. Marcos ha vuelto a saltar a la palestra para pedir que se aclaren los hechos y que, en caso de que se confirme su certeza, se expulse a esos futbolistas que supuestamente cataron la noche salmantino-universitaria, tesis – la de apartarlos- que apoya Suárez.

Todo este enredo está desilusionando al equipo de Proevolution FM, que se siente engañado ante un equipo que no está dando la talla que esperábamos, gracietas aparte. No los reconocemos ni aprobamos su actitud pero como en todo final de relación sin grandes traumas, deseamos lo mejor a la otra parte, en este caso la salvación. Esperamos que los jugadores hayan entendido que no pueden ir más allá -que se aparte a los culpables,claro- y que la afición, después del lógico cabreo que han demostrado hoy en el entrenamiento, ponga delante los colores a los nombres y ayude al Valladolid. La limpia que venga en verano, y con el equipo en Primera.

Aúpa Pucela





Periodismo arbitral

15 02 2010

Con la resaca de la victoria del Atlético del Madrid ante el Barça, en un partido made in Manzanares pero inyectado en pasión, no podíamos dejar pasar por alto un par de detalles de la jornada que, cuando menos, dan que pensar.

Iturralde González

Roja y expulsión: ahora sí

Está bien que en el Calderón el Atleti de Ibrahima y Valera ganara con todas las de la ley al Barça de Milito y Bartra, y que aparte de sumar tres puntos importantes en Liga, permita al Madrid a acercarse al liderato. Pero lo que quizás no esté tan bien es que Iturralde, uno de los señalados por la caverna madrileña, perdonara la roja directa hasta en dos ocasiones a Maxwell, lateral zurdo del Barcelona, por dejarle el codo en la cara a Reyes en dos ocasiones casi consecutivas.

Al más puro estilo CR9, y fomentando el ya famoso “Mtiligazo”, Maxwell acabó el partido con una mísera amarilla en su haber, y obviamente sin ningún partido de sanción. Unos dicen que fue “porque no hubo lesión”, como en el caso de CR9. Habrá que felicitar entonces al árbitro que expulsó al portugués ante el Málaga por hacer un diagnóstico tan rápido sobre el campo. Qué frialdad, qué capacidad de decisión. Pero ese no es el caso.

El caso es que el otro día en rueda de prensa, a Iniesta le hicieron 26 preguntas, y ninguna de ellas sobre los árbitros. ¿Casualidad? Queremos creer que no. En el Xerez-Real Madrid, nadie pareció ver una fea patada sin balón de Cristiano Ronaldo sobre Aythami. Pero nadie, ni tan siquiera el SPORT, que ya es decir. ¿Qué está pasando?

¿Nos hemos cargado de golpe todas las polémicas? ¿Nos hemos cansado de hacer periodismo arbitral, de dedicarle más portadas a un puñetazo que a un partido vibrante como el de anoche entre Atleti y Barça? Si es así, bravo. Si por el contrario, hay órdenes desde arriba, volvemos a lo de siempre: es el periodista el que crea el medio, y no al revés.