A propósito de Merrit y del DHEA

23 04 2010

Tristemente cómico. Una expresión aplicable a ciertas situaciones que a todos nos ha tocado vivir y por supuesto que también tiene su extensión en el deporte. Cualquier fallo de un jugador a puerta vacía (un saludo al Loco Abreu), por ejemplo, un gol en la portería del Atleti tras un esperpéntico fallo defensivo o que Carlos Sainz no gane un Mundial porque su coche sufra una avería a 500 metros es tristemente cómico para un aficionado imparcial. Milagro, tragedia, suerte o vudú, según los casos, para los implicados. Puedes sonreir, maldecir, desdramatizar el deporte hasta un punto extremo o pasar a ser tu motivo principal de cabreo en ese momento. It depends.

Lo de LaShawn Merrit también es un caso tristemente cómico. Triste: que de uno de los atletas estadounidenses más destacados, y por ende del mundo, se descubra que ha dado positivo en tres controles a finales de 2009 y principios de 2010. Cómico: que la sustancia que puede arruinar su carrera y costarle dos años de sanción no afecta, en principio, ni para bien ni para mal en su rendimiento deportivo. Como ya sabéis, y esto es lo que está alimentando la risa de los imparciales y espectadores en general, el positivo se produce por una prohormona, cuyo nombre es DHEA,  que interviene en la producción de hormonas sexuales y que en último término sirve para alargar el miembro viril.

Por supuesto los comentarios jocosos e ingeniosos por redes sociales y demases vehículos de expresión no han tardado en sucederse. Pero más allá de gracietas, la suspensión temporal de Merrit supone un gran revés para el atletismo internacional. A sus 23 años, ya ha sido campeón olímpico de 400 metros lisos (Pekin´08) y mundial (Berlín ´09), junto a las medallas de oro en estos dos campeonatos en la modalidad de relevos. Él y su compatriota y compañero de generación Jeremy Wariner, oro en Atenas ´04 y que tiene en su haber, con 43,45, la tercera mejor marca mundial de la historia en esta distancia, eran las principales amenazas del estratosférico récord de Michael Johson, conseguido en los Mundiales de Sevilla ´99 y fijado en 43,18. De ambos se especuló en el principio de sus carreras que podrían acercarse a este registro. El clásico humo de predicciones alimentado con la bonita leyenda de un blanco ganando pruebas de velocistas (en el caso de Wariner). Johnson es grande entre los grandes, y solo en la escena de velocistas pueden comparársele Lewis y Bolt. Merrit, pese a todo, tiene como plusmarca personal 43,75, quinta mejor de la historia, solo por debajo de tiempos del propio Johnson y de Wariner.

Pérdida importante, por tanto, y que sirve para reabrir el viejo debate de si se debe sancionar (moral y mediáticamente incluso como ocurre de soslayo) a los deportistas por el hecho de consumir drogas o sólo debe castigarse a los que lo hacen para mejorar su rendimiento deportivo.

Mientras tanto, os dejamos la mejor carrera de Merrit hasta la fecha, comparada con la espectacular carrera de Johnson en La Cartuja.





A propósito de Osvaldo

11 04 2010

Después del Clásico de ayer, en unas horas se jugará el segundo enfrentamiento madrileño-catalán de esta jornada. El de los hermanos pequeños que se alían con los foráneos fortachones para molestar al vecino guapete y (más) importante. Espanyol y Atlético de Madrid han ido progresivamente enderezando sus temporadas tras un comienzo de año que barruntaba tragedia. Y en este encuentro podremos disfrutar de los dos jugadores que luchan contra la nueva columna vertebral del Zaragoza -Suazo especialmente- como los fichajes más rentables del mercado de invierno: Tiago y Osvaldo. En el delantero italo-argentino es en quién nos vamos a detener en esta ocasión.

Osvaldo arrastra un dato personal curioso, así, de primeras: dio el salto a Europa con 19 años -temporada 05/06- sin haber jugado un minuto en la 1º División argentina. El histórico Huracán, club en el que militaba en esos momentos, llevaba desde el año 2003 en la División B del país sudamericano – y de hecho no volvería a ascender hasta cuatro años después-. Aún así el Atalanta, también esa campaña en la Serie B, acometió su fichaje. Desde ese instante y hasta enero de 2010, caminó con más pena que gloria entre cesiones y números mediocres, de lo que dan fe en Lecce (el Lecce), Florencia (estuvo en la Fiore) y Bolonia (el Bolonia claro). Fue entonces cuando el chaval se cansó de pasear las maletas por Italia y recaló en el Espanyol, que desde la desaparición de Tamudo se había olvidado de meter goles en serio.

Mejor la crema catalana que los spaguettis

Su balance por ahora son cinco goles -todos ellos le han dado puntos al Espanyol- en trece encuentros. Unos buenos números que le han convertido en el máximo goleador de la plantilla, dato que deja clara la puntería del resto de componentes, y en un fijo en las alineaciones de Pochettino. Dos datos más: el máximo goleador pre-Osvaldo era el centrocampista Joan Verdú con cuatro tantos; Luis García, en 29 partidos, lleva dos goles. Olé, olé y olé.

La importancia que ha adquirido por tanto el italo-argentino de 24 años es suprema y muchas voces desde Cornellá-El Prat claman ya por que los pericos hagan efectiva la opción de compra de cinco millones de euros que guardan sobre el jugador. El Espanyol, club tradicionalmente vendedor y que últimamente no tiene ni para pipas, no posee esa cantidad y va a intentar prorrogar esa cesión una temporada más, medida que el Atalanta en principio vería con buenos ojos. Allí no le quieren ni en pintura y él también se ha encargado de demostrar en sus declaraciones su desarraigo. La problemática sería la de siempre, que el jugador siga haciéndolo bien y aparezca un club más grande o con más dinero que deje a los catalanes sin el ariete.

Y en esa disyuntiva existencial se mueve Osvaldo, que quiere seguir haciendo daño, esta vez al Atlético de Madrid. Nosotros, como madrileños malos que somos, esperamos que en el partido haga más bien poco y si quiere se hinche posteriormente a meter goles para unos blanquiazules que no deberían sufrir mucho de aquí a final de Liga. Suerte errante Osvaldo, en Barcelona parece que has encontrado tu sitio.





A propósito del Alternativa FC

3 04 2010

La última temporada del Sevilla en Segunda División fue hace justo una década. En la 2000/2001, los Frode Olsen, Pablo Alfaro, Podestá, Tevenet y compañía llevaron a los hispalenses al primer puesto de la categoría de plata y desde ahí, a la gloria.

Sois unos rosas de la hostia

Desde 2001, la peor clasificación del Sevilla en Liga ha sido 10º (temporada 2002-2003). Y por supuesto, qué podemos decir del triplete de 2007 (Copa, UEFA y Supercopa), o de sus cinco temporadas consecutivas jugando competición europea.

Incluso, para los puntillosos y los que viven del pasado, el Sevilla llegó a ser el mejor equipo del mundo para la IFFHS durante unos meses, lo cual inflamó el ego de Del Nido, quien reiteró hasta la saciedad esta curiosa anécdota, que quedó precisamente en eso.

Esta temporada, después de quedar 3º en el anterior ejercicio, todo eran salvas y loas. Los sevillistas se vinieron arriba, y nadie se guardó de proclamar que iban a ser “la alternativa” a Real Madrid (que se había gastado 251 millones en fichajes) y a Barcelona (que también se dejó un riñón a pesar de su sexteto de títulos).

Varios meses después, el Sevilla no es la alternativa a nada ni a nadie. Sí, vale, está en la final de Copa (algo que ni Madrid ni Barça pueden decir), pero estar a casi 30 puntos en Liga de aquellos de los que supuestamente iba a incomodar, y caer en octavos de Champions a doble partido ante el CSKA no refuerza mucho su teoría. Y las claves, por supuesto, están claras:

  • PREPOTENCIA. Se han creído alguien sin haber demostrado gran cosa y olvidando que hace diez años vagaban por los duros campos de Segunda.
  • DEL NIDO. Exponente de esa prepotencia. Es tan poco diplomático como bueno es Monchi a la hora de fichar. Gracias a él el Sevilla no hace tanto el ridículo.
  • NAVAS. Hizo dos partidos buenos y empezaron a marearle: que si el Madrid, que si la selección… el chico volvió a venirse abajo y se borra cuando quiere.
  • DECADENCIA. Mantiene la columna vertebral de aquel equipo que lo ganó casi todo entre 2006 y 2007 (Palop, Kanouté, Renato, Adriano, Luis Fabiano…). No está mal, pero se les ha pasado el arroz.
  • JIMÉNEZ. Inventarse la destitución del entrenador era lo fácil después de caer en Champions. Han roto la dinámica del grupo (ya algo viciada), y Dios sabe qué harán ahora.
  • BORRADOS. Jugadores como Luis Fabiano, Romaric o Squillaci están dando un rendimiento más que discutible esta temporada, justo el año en que se juega el Mundial.

Puede que haya mil apuntes más que destacar, pero eso, unido al fatídico servicio que le está dando Álvaro Negredo al club de Nervión, son materia suficiente para reírse un poco del Sevilla. Que sí, que estáis en la final de Copa. Nosotros somos de Madrid, así que ya sabéis con quién vamos. Un saludo 🙂





Y después de Villa y Torres…¿quién?

17 03 2010

Y de delanteros sigue yendo el asunto, aunque esta vez regresamos al enclave nacional. A 84 días para que empiece el Mundial, en la selección está todo más o menos claro. Solo se duda, grosso modo, de dos puestos: el tercer portero, que por importancia y el nivelazo actual no debe convertirse en un quebradero de cabeza; y el tercer/cuarto delantero, donde el debate debe ser más arduo, ya que a día de hoy no emerge nadie que pueda seguir el nivel de Villa y Fernando Torres. Vamos a analizar las opciones con las que cuenta Vicente del Bosque:

A ver quien se viene con nosotros. (Foto: http://www.elconfidencial.com)

Güiza: Ya no es tan claramente el tercer delantero como lo era antes. Eso sí, si el seleccionador se lleva a cuatro arietes, parece que tendrá su puesto asegurado. Su paso por la Liga Turca, donde cumple ya su segunda temporada, sigue siendo algo gris e incluso este año ha perdido su condición de indiscutible en el Fenerbahçe. Entre la competición doméstica y la Europa League, el jerezano solo suma 8 goles. A su favor, aporta cosas diferentes a los dos cracks que tiene por delante y que goza del síndrome Morientes en su última etapa: rinde mejor con la Roja que con su club. El haber sido pieza clave de la Eurocopa y la idea de que cuando algo funciona casi a la perfección no se toque, le ayudará también.

Negredo: Habitual de las últimas convocatorias, también parece que cuenta con muchas papeletas de ir a Sudáfrica. Después de dos temporadas espectaculares en el Almería, pegó este año el salto al Sevilla, previas calabazas recíprocas entre él y su club de origen, el Real Madrid. Después de un comienzo convincente, se ha ido diluyendo cual dulce azucarillo y a día de hoy firma unos números bastante mediocres (7 goles en 24 partidos de Liga). A parte de su sequía, o quizá como consecuencia o causante de la misma (o todo junto, porqué no), se le ve bastante desquiciado (2 rojas directas en el campeonato) y acelerado, siendo una sombra de lo que todo el mundo intuía. Deberá calmarse y centrarse para gozar de minutos con España.

Fernando Llorente: Perdió su plaza tras la Copa Confederaciones pero su nombre nunca ha sido borrado del todo en las quinielas y ahora, en este momento bajo general, aparece como la gran alternativa. Sus números son similares a los del delantero madrileño (9 tantos en 25 choques) pero su importancia en un equipo que este año está rindiendo bien, como es el Athletic de Bilbao, es capital. Se encuentra en una relativa buena forma y a la selección puede aportar, en determinados momentos de apuro y/o asedio, un mejor manejo de la parcela aérea (entre otras cosas, porque tiene un gran manejo del balón con los pies). Es una obviedad decir que es más que un tronco. Además, como demostró en la entrevista que nos concedió, y que podéis leer aquí o escucharla directamente, le hace una ilusión loca estar en el Mundial.

Vaya dilema. (Foto: http://www.euro.mediotiempo.com)

Soldado: Era uno de los nombres que también sonaba ya que es el segundo máximo goleador nacional en Liga detrás de Villa, pero una posible rotura de menisco, que hoy podría confirmarse, le dejaría fuera el resto de temporada y, con total seguridad, de la posibilidad de billete a Sudáfrica. Seguiremos contándolo.

Suenan muy lejanos otros nombres como Aritz Aduriz -empezó como un tiro pero lleva 10 jornadas sin marcar y perdiendo protagonismo en el Mallorca– o Joseba Llorente, que alterna titularidades y minutos con Rossi y Nilmar en la delantera del Villarreal. Fríos fríos en principio, y más teniendo la generación de centrocampistas que tenemos, pudiendo jugar muchos de ellos de mediapunta. Aún así, siempre se pueden esperar sorpresas, rollo Bojan (no su paranoia, sino la convocatoria).

A modo de pinceladas finales, desear que no haya ninguna lesión -especialmente pensando en Villa, el mejor y más efectivo goleador con la selección- y que el resto se pongan un poco las pilas. Por su bien, y por el todos.





Grafite, el Güiza brasileño

5 03 2010

Edinaldo Batista, conocido como Grafite, es un brasileño muy atípico.  A un mes de cumplir los 31 años, debutó con la selección brasileña en el amistoso contra Irlanda, convocado por Dunga para cubrir la baja del sevillista Luis Fabiano, que lleva todo el año moñeando con las lesiones musculares (y eso huele a huida al Brasileirao en breve).

A buenas horas mangas verdes

Grafité es un delantero de 1,89 metros, que hasta hace dos temporadas no había hecho nada destacable aparte de protagonizar un sonado incidente en 2005, cuando jugaba en el Sao Paulo. Durante un partido de la Copa Libertadores, un jugador argentino del equipo contrario le llamó “negro” y se armó la de Dios es Cristo. Desábato (que así se llamaba el agresor verbal), fue incluso encarcelado por aquello.

El chico, que navegaba sin rumbo por el país de la samba, llegó a jugar incluso en la liga surcoreana. Pero Francia le rescató del lodo y en 2006 firmó por el LeMans, que ni por asomo es de los punteros de la Ligue One, pero que le dio a conocer en Europa cuando ya tenía 27 años. Sólo una temporada después se lo llevaría el Wolfsburgo alemán, y ahí ha terminado de reventar por los cuatro costados, aumentando la leyenda de la madurez del delantero, anteriormente defendida por otros delanteros como Luca Toni o Dani Güiza, que nos pilla más cerca.

Grafite fue la temporada pasada uno de los máximos artífices del título liguero conquistado por el Wolfsburgo: fue elegido mejor jugador de la Bundesliga y terminó pichichi, con 28 goles anotados. Datos que clamaban al cielo para su convocatoria por la “canarinha”, que ha llegado tarde, pero ha llegado. Ahora, huele a mundialista. ¿Cuántos años le quedan en esa élite? Chi lo sá. O le ficha el Milan o se vuelve a su país a patrocinar los JJ.OO de Río 2016. Pero sea como fuere, es un crack.





A propósito de Raúl

28 02 2010

Llevaba tiempo desaparecido, no estaba, y muchos no le esperaban. Pero entró en el minuto 79 del partido ante el Tenerife y cerró la goleada del Madrid (1-5) con un golito marca de la casa en el descuento. Raúl González Blanco, aún el gran capitán del equipo blanco, rompe así una racha de cuatro meses sin marcar.

Raúl selección pero YA

El último tanto oficial del 7 blanco databa del 21 de octubre de 2009, y el rival de por aquel entonces no desmerecía. Fue el Milan, y en el Bernabéu, el equipo que tuvo el privilegio de sufrir el último tanto de Raúl en casa. Cuatro días antes, le había hecho un doblete al Valladolid en Liga, y también en casa.

Hay que remontarse a la temporada 2005-2006 para volver a encontrar una racha goleadora tan negativa del capitán blanco. Claro que en aquel entonces, Raúl cayó lesionado en noviembre ante el Barça, no reaparecería hasta mediados de febrero, y ya no marcaría más ese año, donde sólo consiguió 5 goles, sólo uno más de los que lleva ahora.

A pesar de haberse convertido en un habitual del banquillo, el jugador ha asumido su rol y todo su entorno entiende que vaya perdiendo peso en el equipo merced a la fuerza y la juventud de sus compañeros, que le han prejubilado. Sin embargo, Raúl sigue sumando cifras históricas a su haber: con el gol de Tenerife, iguala los goles de Di Stefano en Primera División (227).





A propósito de la liga australiana

23 02 2010

La liga australiana, o A-League, como es conocida, ha entrado este fin de semana en su etapa clave y decisiva. Esto es, en los playoffs por el título “absoluto”, como lo llaman allí, y que enfrenta a los cuatro primeros clasificados en una liga de 10 equipos.

Muchas veces en el programa hemos hecho chanza o burla con la liga australiana, pero aún no sabemos bien por qué. Su modelo de pocos equipos, tres vueltas, playoffs, tope salarial y jugadores franquicias es interesantísimo para ligas “menores”, y bien se podría aplicar a competiciones europeas como la belga, la danesa o la griega, sin ir más lejos.

Fowler, muriéndose de asco en North Queensland

El caso es que llevábamos tiempo sin mencionar al Gold Coast y cía, pero esta vez tocaba. Y es que la A-League da mucho, muchísimo de si. Allí juegan, por ejemplo, John Aloisi (ex delantero de Osasuna y Alavés), el mítico Robbie Fowler (un hito en el Liverpool) o Jason Culina, que pasó por Ajax, Twente y PSV y fue el referente de Australia en el Mundial de 2006.

En la liga australiana hay información para aburrir. Es imprescindible acercar este fútbol al aficionado medio, porque aunque el nivel es paupérrimo, la nota exótico del fútbol aussie alegra cualquier corazón.

En los playoffs, que se están disputando ahora, el Newcastle Jets se jugará con Wellington Phoenix una plaza en la final contra el ganador del Sydney FC-Melbourne Victory. Por supuesto, en PROEVOLUTION FM habrá información sobrada sobre la A-League, y periódicamente iremos acercandoos frikadas increíbles que os llevarán directos al cielo.